MuesTrying: Lush – Fresh farmacy

¡Jelou!

¿Cómo están, muchachada? Ya participando en nuestro concurso con Mirada Diaria, asumo (si no, tranqui; tienen hasta el domingo). Yo figuro haciendo habitable nuestro nuevo hogarsh, lo que incluye desde encontrar un internet que no sea imbécil hasta enmallar ventanas para no terminar cualquier día con paté de Elsa. Pero no todo es nuevo: hoy vuelvo con una de nuestras secciones clásicas, Muestrying, para contarles cómo me fue probando una muestra de Fresh farmacy de Lush.

lush1

Es demasiado chiquitito! ❤

Lush tiene un poder sobrenatural innegable: cuando pasas por ahí a buscar regalo para alguien más, de alguna forma terminas autorregalándote porque la mezcla de olores y colores psicodélicos convence a tu cerebro de que en realidad necesitas alguna de esas cosas en envase negro cool para sobrevivir. Culpo a la avalancha de sensaciones por haberme llevado a comprar un tónico que no necesitaba para nada; fue precisamente en esa compra que el chiquillo que atendía (en el corner de Lush en París del Costanera) me recomendó Fresh farmacy y, como ya estaba quedando en la banca rota no me convencía del todo, me dio una muestra para que lo probara.

A ver, partamos por lo básico. Si no les suena, Fresh farmacy es un limpiador facial. “Luce como jabón y se usa de la misma manera, debes mojarlo y pasarlo sobre tu rostro al igual que lo harías con un jabón y luego enjuagarlo”, dice la marca. Y si escribo sobre él no obstante todas las reseñas que se le hicieron en 2013 (googléenlo) es por 2 buenas razones: 1) no podía dejar de alumbrarme con el minúsculo y exquisito envase en que me dieron la muestra ❤ y 2) el foco de las reviews sobre este produSto es su efectividad contra el acné, pero yo les tengo otra mirada.

lush2

No tengo acné, pero el chiquillo Lush (y su web) dicen que también es bueno para la piel “que se irrita fácilmente”. Es decir, piel sensible y en mi caso, además, con rosácea. Así que lo probé como me indicaron, humedeciéndolo en mi mano hasta formar una especie de serum con el que me lavé la cara; desconfiaba un poco de que un agüita medio beige fuera a limpiar realmente, pero lo hizo; cuando me pasé un algodón con tónico para comprobar, salió limpio. Lo usé en días normales y también cuando tuve ese rush horrible que me dejó la cara mega roja y furiosa. Al contrario que el Calming cleansing gel de Innisfree, no calmó la irritación (aunque técnicamente no lo promete). Lo malo es que empecé a sentir la piel tirante después del lavado y eso me daba mala espina. No me resecó especialmente las zonas más secas de mi piel mixta, pero igual la sensación era desagradable y no desaparecía al tiro con el toner. Finalmente se me ocurrió sacar mis tiritas de pH y entonces todo tuvo sentido:

lush3

pH entre 9 y 10, cuando lo ideal sería 5.5 y aceptable yo diría que máaaximo 7

¡Es el demonio! ¡Huyan! No me cabe en la cabeza que un producto antiacné y para piel sensible se dedique a destruir la barrera protectora que esas mismas pieles necesitan. Y, OK, yo le creo a las chiquillas que dicen que fue su santo remedio contra los granitos, pero no me explico cómo. Al menos para mí la tirantez sospechosa y este test me convencieron de que a Fresh farmacy no le voy a hacer ningún queque. Incluso lo seguí usando después de hacer la medición, pero la sensación de incomodidad fue la misma (aunque nada demasiado grave). Al final decidí no maltratar más a mi piel cuando se acabo mi tónico que balancea el pH y boté lo que me quedaba de muestra. Farewell, Fresh farmacy.

¿Lo compraría? No.

Y ustedes, nenas (y ninjas, como bautizó la Eve a los nenes que nos leen en secreto), ¿son locas por el pH  les da lo mismo? ¿Han probado este limpiador?

Lush – Fresh farmacy. $6.100 los 100 gr.

Anuncios

REVIEW: Lush – Bubble Gum, exfoliante de labios

¿Labios secos? ¿Te pones diferentes productos y siguen igual de agrietados? He aquí la solución: exfoliante de labios Lush. Ok, si la marca nos pagara por esta breve publicidad feliz seguiría tirándole flores, pero como no es el caso y BFF es un blog justo, realizaremos la crítica como corresponde.

Tiempo atrás una amiga del sur me recomendó un exfoliante de labios muy rico: Bubble Gum exfoliante de labios de Lush. La verdad es no pesqué mucho el dato, porque encontraba que hacer algo así caseramente era más barato. Pasó el tiempo, y cuando se me resecaron mucho los labios, me di cuenta de que los tratamientos caseros no son lo mío (me da flojera máxima, se me olvida lo que hice y termina pasando semanas la cuestión en el refrigerador). Así que pensé: ¿por qué no invertir? Total no moriré de hambre aún por comprarme algo en Lush. Me armé de valor, respiré hondo porque qué onda la mezcla de olores y entré a la tienda.

Exfoliante labios 2     Exfoliante labios 1

Descripción: “Exfolia tus labios dulcemente con este suavizante de azúcar perfumado a goma de mascar. Aplica una pequeña cantidad sobre tus labios y exfolia hasta que estén totalmente suaves.” (Fuente)

Ingredientes: Azúcar, Aceite Orgánico de Jojoba (Simmondsia chinensis), Suavizante, Color 45410, Color 45380.

Exfoliante labios 3

Necesitas muy poquito cuando lo usas.

Exfoliante labios 4

Deja muy suave los labios. Como nuevos.

Bien, seamos claros: los ingredientes son simples, por lo que este producto podría hacerse en la casa sin problemas. Sin embargo, existe la gente cómoda como yo que prefiere en estos casos que las cosas vengan listas. Ahora bien, si se fijan en los ingredientes aparte de incluir azúcar -el exfoliante ideal- incluye aceite de jojoba que como sabrán ayuda con la sequedad extrema. La forma de aplicación es simple y los resultados son instantáneos. Al usarlo los labios quedan muy suaves y  tersos, a lo que se suma que el aroma es súper rico y el sabor también 😛 -en efecto sabe a chicle, pero suave, no guácala-.

Cuando lo he usado, no he necesitado mucha cantidad. La forma de usarlo es fácil: hay que frotar los labios suavemente haciendo movimientos circulares. Luego, existen dos opciones o los enjuagas con agua o te los lames. No miento, el modo de uso que aparece en el envase dice: “Exfolia y pule tus labios, lame el exceso y después aplica tu bálsamo labial Lush.” La apariencia de los labios dura, o sea de verdad te elimina las células muertas, aunque no se le puede pedir magia si los labios están resecos del tipo agrietados-se despellejan (qué palabra más horrible, da como cosita).

leamamosLe amamos: Su aroma, su sabor, la sensación posterior a usarlo y que dura, porque no tienes que usar mucho producto.

leodiamosLe odiamos: Que cueste carito, porque sorry el componente principal es AZÚCAR.

Calificación: uni1uni1uni1uni1uni3

¿Lo recomiendo? Si eres como yo y no piensas hacerte un exfoliante casero, sí. Aparte que cumple todas las funciones que promete.

¿Lo volvería a comprar? Yo creo que sí, aunque debo reconocer que lo uso una vez a las mil y aún me queda mucho.

lush

$7.500, 25 gr. en Lush