REVIEW: Preface – Tratamiento capilar hidro queratina

¡Cof, cof! Hola, chiquillas, ¿cómo están? Yo indignada porque me resfrié a 10 días de que termine agosto, lo encuentro una falta de respeto a estas alturas del invierno. Además hace calor, y enfermarse con calor es una mierda, pero bueh, cuando se me pase un poco la flojera me voy a hacer un agüita de limón y jengibre o un té chai casero a ver si me vuelven las ganas de vivir. Mientras tanto cumplo con mi promesa de contarles más de uno de mis amados de julio, el tratamiento capilar hidro queratina de Preface.

preface hidroq

Última vez que subimos esta foto, lo prometo.

Descripción general: Tratamiento capilar con estracto natural de hidroqueratina Preface, gracias a su composición rica en aminoácidos azufrados, cistina y metionina, restaura la fibra capilar, aumenta su elasticidad disminuyendo el riesgo de quiebres y protege el cabello de las agresiones externas, además de aportarle suavidad y brillo.

Ingredientes: Abajo les dejo la lista completa, pero los que a mí más me llamaron la atención son las proteínas, porque además de la keratina tiene proteína de maíz, trigo y soya (todas hidrolizadas para que el pelo pueda beneficiarse de ellas). Además no tiene siliconas, aunque sí parabenos.

preface hidroq 2

Por las instrucciones, podría ser usada como acondicionador cada vez que se laven el pelo, pero yo lo hago solo una vez a la semana y me la dejo entre 30 minutos y una hora. Básicamente la pueden ocupar como cualquier mascarilla normal. En realidad no quería hacer esta reseña, porque temo que alguien de Preface la encuentre y decida subirle el precio a esta maravilla. A ver, vayamos por partes (dijo Jack el destripador, ¡ptm-pssst!): Para teñirme el pelo he probado distintos acondicionadores, desde el TRESemmé (que funciona super pero tiene demasiadas siliconas) hasta un Ballerina que parecía agua. Lo que espero en uno que vaya a usar para teñir es:

  • Que sea blanco o, al menos, de un color claro -como el Familand de vainilla, que era amarillento- que me deje ver sin mentir mucho de qué color me va a quedar el pelo.
  • Que venga harto y no sea muy caro, porque necesito cantidades industriales, ya que  me retoco una vez a la semana y tengo el pelo hasta la cintura.
  • Que sea espeso para que no me gotee imparablemente el cuello durante los 30-60 minutos que me suelo dejar la tintura.
  • Que su olor no me de ganas de morir, porque una hora es mucho rato para estar sufriendo.

Adivinen quién cumple con todos estos puntos: sí, esta mascarilla caída del cielo. Es blanca como la nieve -en mi super hay una de palta, pero no podría usarla para teñir porque es verde-, el kilo (sí, se vende por kilo) cuesta como 3 lucas, es exquisitamente espesa (tengo que revolver bien para mezclar el color porque se forman grumos, pero se disuelven con un poco de amor) y tiene olor a… nada en especial, mascarilla capilar, que no se queda mucho en el pelo.

preface hidroq 3

Hola, puedes tenerme en el pelo por siglos y no chorreo.

Pero esta mascarilla no es solo una cara bonita (¿?) para quienes quieren teñirse: de hecho, creo que en un pelo menos maltratado que el mío haría aun más maravillas. Porque pasa que deja el pelo MUY suave, exquisito, al nivel que cuando te estás enjuagando piensas que todavía te queda producto, pero es solo tu pelo ultra sedoso. Ojo que es para, digamos, reforzar la fibra capilar, por eso contiene tanta proteína hidrolizada, no para hidratar -nuevamente, la de palta sí… debo probarla-. El problema es que a mí el efecto no me dura más de un par de días y la uso solo una vez por semana, pero con el pelo un poco más sano me tinca que pueden ver cambios por más tiempo. ¿Lo mejor? Que al no tener siliconas saben que esa suavidad y maravilla es realmente SU pelo, no una capa de plástico por encima de él 🙂

Y sí, sé que no es precisamente la marca ni la presentación más glamorosa del mundo -leí por ahí que Preface tiene maquillaje muy ordinario y se vende en ferias libres, aunque en la mía no; yo siempre la he comprado en el Tottus-, pero de verdad que es uno de esos casos en que precio y calidad no van de la mano. Había probado, antes de conocer la marca, un acondicionador de argán que tienen: también sin siliconas, aunque no fue un producto que cambiara mi vida y no he vuelto a comprarlo. Pero ya estoy a punto de comprar mi tercer tarro de esta mascarilla BBB -aunque si encuentro la de hidroqueratina con ceramidas o con argán también las compraría; la con chocolate es café, así que no me sirve-, para que vean lo que me gusta. Así que si este mes se quedaron cortas y lloran por su Davines o Argan deluxe, ya saben con quién gorrerlas. Seguramente hay mejores productos de gama alta, pero para su humilde precio este es una joyita.

JUICIO FINAL

le amamos Le amamos: Excelente relación precio/calidad, deja el pelo muy suave y “nutrido”.

leodiamos Le odiamos: El resultado no dura muchos días, al menos en mi pelo ultra maltratado.

Calificación: uni1uni1uni1uni1uni2

¿Lo recomendaría? Absolutamente.

¿Lo volvería a comprar? La he recomprado una vez y pienso hacerlo de nuevo por la eternidad, aunque quiero probar también sus otras versiones.

Y ustedes, ¿tienen un regalón capilar low cost? Cuéntenme quién está a su lado en los momentos de vacas flacas en los comentarios 🙂

Fuente. $3.689 en Tottus.

Fuente. $3.689 en Tottus.

Cómo teñirte el pelo rosado y vivir para contarlo IV

¡Es un pájaro! ¡Es un avión! No, ¡es la parte final de este post!

¿Cómo están, guapérrimas? Espero que hayan leído lo anterior con voz retro tipo Superman. Ya, llegamos: después de prepararnos psicológicamente para tener pelo de My little pony hablamos de cómo decolorarlo sin quedarnos peladas y finalmente qué hacer para teñirlo color algodón de azúcar. ¿Y ahora? Hay que evitar que todo el gastadero la inversión que hicimos sea en vano cuidándolo y regalonéandolo. Para eso, como siempre, les cuento mi experiencia de forma orientativa y les comento los produStos que uso; ahí cada una ve cómo lo adapta a su propia situación capilar. Recuerden que yo tengo el pelo naturalmente seco y “ondulado” (amorfo, en realidad).

El agua es el enemigo número uno del color de fantasía: piensen que cada vez que mojen el pelo van a perder color. Si son de las que se lo lavan todos los días, van a tener que hacer un cambio de hábitos o acostumbrarse al rusio deslavado. Pero no se preocupen, porque el pelo queda tan seco con la decoloración (aunque en los primeros días puedan no notarlo y pensar “mish, no me hizo mucho daño) que no va a ser tan difícil acostumbrarse a lavarlo menos.

Una vez a la semana me lavo con CO wash -Conditioner Only: solo acondicionador-. Para eso uso un acondicionador barato y sin siliconas (ahora uso Bellekiss de leche de coco con un poco de tintura diluida para refrescar el color) como si fuera shampoo, pero frotando más rato y usando más cantidad. Sí, en serio limpia, incluso si en la noche anterior me puse mil aceites en el pelo. Luego me pongo un acondicionador mejorcito en los largos (Melu de Davines) o una mascarilla (Kativa de quinoa o Naturaleza y Vida de aloe vera y enebro, mi amor, aunque la estoy dejando para otro día normalmente).

Fuente. Lo compré hace meses, ahora parece que cambiaron la fórmula y el envase es cuadrado.

Pongámosle que eso fue el martes; entonces el sábado me lavo ahora sí con shampoo, dos veces: El primer lavado lo hago con uno para pelo teñido (Familand de granada y uva porque escuché maravillas de algunos Familand; este no tiene nada especial y no lo voy a repetir, pero es barato) o, una vez al mes, uno de limpieza profunda (VO5 de kiwi y lima). El segundo lavado es con un shampoo tonalizante para canas, que ayuda a bajar los tonos amarillos: normalmente son de color morado/índigo y los venden como shampoo “silver”, para rubios o cabellos canos (Naturaleza y Vida silver). A veces, antes de retocarme el color, uso mi querida mascarilla de aloe NyV solo para darle un toque de hidratación y suavidad al pelo. El día del shampoo, que es un gran acontecimiento, es también el día que vuelvo a teñirme usando la mezcla que les comenté en la entrada anterior: tintura con acondicionador blanco (ahora uso la mascarilla de hidroqueratina de Preface) y un chorrito de algún aceite liviano.

preface hidroq

A propósito de aceites, les recomiendo que los conviertan en sus mejores amigos. Si para cualquier pelo pueden hacer maravillas, lo bonito tener el pelo decolorado es que pueden prácticamente pasarse un tuto de pollo frito por la cabeza y jamás les va a quedar pesado o feo. Por eso yo, además de hacer mezclas de aceites que me echo en el pelo la noche anterior a lavarlo, puedo usar cantidades moderadas incluso en pelo seco sin que se vea sucio ❤ También pueden agregárselo a un acondicionador o mascarilla para enriquecerla.

Durante estos meses estuve tratando de mantener las siliconas bajo control y usar las menos posibles (hay quienes las odian y las persiguen con picas y antorchas, pero yo no; si les interesa podemos hablar sobre ellas en otro post), pero decidí volver a ellas porque, sin reparar mi pelo, hacen que sea más fácil que se vea bonito en el día a día. Entonces tengo productos de ayuda sin siliconas (aceites, un spray hidratante Naturaleza y Vida, loción para peinar Emporio Naranja) y con (crema para peinar TRESemmé que uso de noche, serum Organix de coco y Elgon de argán, al que le hago un pan de pascua porque queque no sé ❤ ). Cuándo y como usarlos depende un montón del día, el estado de mi pelo, etc., así que solo les cuento que, si bien no necesitan tener todo este arsenal (yo estuve como 4 meses a puro aceite, una sola mascarilla y una loción que usaba poco), les hará la vida más fácil en los días de mal pelo.

Antes de despedirme les dejo unos últimos consejos (hay otros como dormir con una almohada con funda de seda, pero en serio… solo les voy a mencionar los que yo en efecto llevo a la práctica:

  • Eviten lo más posible el secador, la plancha y el ondulador (o como se llame). Desde que me teñí rosado creo que he usado el secador 5 o 6 veces. Y sí, me teñí empezando el otoño y solo me resfrié una vez como todo el mundo. Soy así de hardcore 😛
  • Cuidado al momento de cepillar. El pelo se vuelve más frágil, sobre todo cuando está mojado. Como yo uso secador y se demora horas “al aire”, no cumplo con la regla de nunca cepillarse el pelo cuando está mojado o andaría cual Simba por la vida, pero lo hago con un tangle teezer o una peineta de dientes anchos y separados del todo a $300, $500 o whatever. En serio, nunca imaginé hasta ahora lo útil de la famosa peineta. No usen la fuerza, el pelo no es un enemigo (aunque F crea lo contrario cuando regaloneamos y mi maraña trata de asesinarlo).
  • No usen implementos que lo dañen. Eviten los colets con partes metálicas que pueden cortarlo y, si quieren probar, cambien la toalla por un tuto de guagua: yo lo hice hace como un mes y, aunque no puedo decir que veo un cambio increíble, sí es menos pesado y más suave.
  • Córtense la puntas. Yo no lo hacía casi antes de decolorarme, pero ahora es una necesidad.
Vale la pena :D Fuente.

Vale la pena 😀 Fuente.

Insisto en que es harta pega -y que alguna vez me voy a aburrir y volver a mi pelo natural-, pero mientras tenga tiempo y ganas disfrutaré del rosadismo. ¿Y ustedes, chiquillas, tienen sus propios tips? Espero sus comentarios y preguntas abajo 😀 ¡Adiós, cómoteñirteelpelorosadoyvivirparacontarlo!


 

Lee los demás posts de este tema aquí:

Parte I: Consideraciones previas

Parte II: Decoloración

Parte III: Tonalización y teñido