Chao, H&M. Adiós, L’Oreal

¡Holi a todas/os!

No sé si alguna vez lo he dicho aquí -se lo he comentado de pasada a más de alguien en su propio blog-, pero hay marcas de maquillaje que, aunque me gustan, ya no compro. No es tan raro, ni siquiera entre beauty bloggers; hay más de alguna que ha renunciado a sus productos amados por testear en animales o tener ingredientes de origen animal. Si les interesa, otro día les comento mi personalísima política respecto a ingredientes que acepto o no, pero esa no es la razón por la que renuncié a comprar L’Oreal, Maybelline, Nivea y otros. Mi problema con esas marcas es que tengo la duda de que sean libres de crueldad… humana.

Si les gusta la moda, los documentales o ambos, seguramente han escuchado de The true cost o quizás lo hayan visto (está en Netflix y no, Netflix no me paga por publicidad 😛 Solo se los menciono siempre porque tal vez haya más gente floja como yo que tiene un 95% más de probabilidades de ver algo si lo puede encontrar ahí). Si no les suena, les cuento que es un documental que, a partir de las tragedias en fábricas textiles que hubo en 2013 -como el derrumbe de Rana Plaza en Bangladesh, donde murieron alrededor de mil personas-, cuestiona “el verdadero costo” de la moda rápida. Les recomiendo mil verlo, hace pensar en mil cosas desde Monsanto hasta el capitalismo y lo que es la verdadera felicidad, pero en este caso lo menciono porque saca a colación el tema del trabajo en condiciones cercanas a la esclavitud. Es para llorar.

Hace 6 meses baneé H&M, Forever 21, Zara y otras marcas de mi shopping futuro (y créanme, duele cada vez que me encanta algo y me dicen “uy, me costó 1 peso en Forever21, hay en todos los colores del mundo y huele a rosas”). Unos días después pillé una lista de marcas denunciadas por trabajo en condiciones de esclavitud, pero de la industria cosmética, donde se incluían las que les nombré al principio. Y, créanme, yo le amo a L’Oreal. Todavía uso la ropa y los produStos de esas marcas que tenía para el momento en que tomé esta decisión, pero, además de buscar alternativas para cuando se me acaben, no los reseño para no darles publicidad. No sé, chiquillos, es un tema complicado, ¿o le pongo mucho color?

truecost1

Quién sabe si es cierto. Quiero creer que sí…

Sé que mi decisión personal no va a cambiar nada y, sin embargo, no pretendo armar una revolución. No escribo esto para decirles “no compren más X marca”, porque 1) qué patudez, a mí nadie me dice qué hacer y yo tampoco a los demás, 2) tendría que ser una cuestión extremadamente masiva, y con comunicación directa con la marca explicando las razones, para que sirviera de algo y 3) no estoy segura de quién es “el enemigo”. Yo me he alejado de ciertas marcas denunciadas que, tal vez, hayan ganado su juicio y probado que no usan mano de obra esclava. No sé y parte de mí no quiere saber si las marcas que sí compro trabajan éticamente o no. Además es un tema del que difícilmente se puede huir: ¿hay ropa deportiva que no use trabajo esclavo? ¿tecnología? Solo sé que si me dicen “oye, ese gallo ha sido denunciado varias veces por abusos sexuales” no voy a hacer una campaña ensuciando su nombre ni a tirarle huevos a la casa, pero tampoco voy a querer ser su amiga, por mucho que pueda ser inocente, por mucho que tal vez este otro que tan bien me cae pueda ser un violador sin que yo lo sepa. ¿Me cachan?

Uf, ya sé, este es un post muy personal, un poco contradictorio y francamente desordenado. Ni siquiera -aunque he querido escribirlo desde hace un tiempo- estoy segura de cuál es mi objetivo con él. Supongo que, ahora que llevo 6 meses sin comprar de mis marcas (auto)prohibidas y que además todo el mundo anda buscando regalos de navidad, me pareció un buen momento para sacar el tema y ver si podemos, no sé, reflexionar un poco. Si me ayudan a hacer preguntas o a tirar respuestas tentativas. Y si les puedo pedir algo o dar un consejo sería que se unieran a la movida que he visto últimamente en Facebook –hay una página que armó la bakanosa Carolaila, pero muchos otros mensajes parecidos me aparecen en el inicio- de comprar a pequeños comerciantes, productos locales, artesanales, etc. Es otra forma de pensar en belleza cruelty free, ¿o es muy tonto lo que estoy diciendo?

Las y los leo 🙂

Anuncios

13 comentarios en “Chao, H&M. Adiós, L’Oreal

    • No, nunca hay seguridad, pero supongo que uno puede tratar de hacer las cosas “menos mal”? Igual es difícil con la producción industrial, siempre va a haber un punto feo: si este vestivo lo hizo un diseñador chileno independiente, la tela se fabricó en condiciones deplorables en China, o algo así. Feíto.

      Me gusta

  1. Me encanta la idea. Es super difícil dejar de comprar estas marcas, pero se tiene que poder. Yo igual estoy intentando dejar de lado la crueldad humana también. Gracias por la mención a la paginita, justo hoy hice un post al respecto =)
    Un abrazo!

    Me gusta

    • Incluso he encontrado que es mejor que sea difícil. Cuando acceder a las cosas es tan fácil, muchas veces caemos de caeza en un consumismo imparable. No “poder” comrpar ciertas marcas hace que compre menos y lo piense más, así de simple.
      Besitos, que tenga mucho éxito Navidad sin mall!

      Me gusta

  2. es cuatico esto de testeo humano, también deje de usar varias marcas por el testeo animal.
    el retail es un cuento siempre les digo a mis alumnos que miren sus zapatillas y piensen realmente lo que valen y lo que le pagan a esa persona que la hizo. lamentablemente estamos solas contra el mundo pero de granito a granito de arena igual se puede hacer algo.
    dejaré ese docu para verlo cuando salga de vacaciones y se vayan los chukys.
    besos!

    Me gusta

    • Qué bakán que al menos le plantees la duda a tus alumnos y dejes que se lo cuestionen 😀 Te recomiendo verlo con pañuelitos a mano y sin objetos frágiles cerca (si eres sensible / explosiva). Besitos!

      Me gusta

  3. Creo que esos pensamientos se han pasado por mi cabeza más de una vez… Porque una jamás va a estar segura de lo que compra, finalmente terminas comprándole a un revendedor de Patronato, ropa que viene de China, y tampoco sabemos en qué condiciones trabaja esa gente… Es como que te da para pensar que no puedes usar nada, porque no tenemos la seguridad de donde viene, ni como se confeccionó realmente. En ese caso tendríamos que entrar a fabricar nuestra propia ropa, pero ahí estaría el tema de comprar la tela, tampoco sabes como fue fabricada, ni por quién y ahí entras en la no-tan-descabellada idea de irte al campo y vivir de la tierra desnuda jajajaja.
    Por otro lado, veo que la gente, los humanos somos cada vez más salvajes y pienso… Crueldad humana las pelotas xD Pero tampoco tengo la seguridad de que esas personas sean malas, o sean buenas, o que se yo. Me fui en mierda con mi comentario jajajaja.

    Sé que redacté esto de la peor manera, pero quizás, solo quizás puedas comprender lo que quise decir xD

    Pero al final de todo, estoy de acuerdo con tu decisión, demuestra que tienes conciencia y que las cosas pueden cambiar aunque sea de a poquito 😥

    Saludos!!

    Me gusta

    • Jajaja sí se entiende tu comentario! En estos seis meses he tenido momentos así, onda “no puedo comprar nada!!”.. Tampoco he comprado ropa en mi amado Patronato desde entonces por idénticos motivos, pero resulta que muchas grandes marcas de lujo también trabajan así… ¡no hay cómo saber! Mi respuesta, al final, es muy de anime shojo: “sigue a tu corazón y haz la hueá que podai”. Ok… medio de anime shojo, filo.
      Besitos!

      Me gusta

  4. Mi pensamiento al encontrar una prenda muy económica es “cuanto le pagaron a esta pobre persona por hacer esta weá, 1 peso?” con suerte tal vez, yo siempre he sido muy consiente de esto (mi mamá es modista y sé cuanto pagan por prendas en las industrias) pero cómo zafarse? la industria textil si que es más mafiosa que la cosmética 😦 yo igual tengo mis peros al momento de comprar.

    Besos

    Me gusta

    • Qué bakán que tengas esa experiencia de primera mano con tu mamá, yo creo que ayuda mucho a valorar el trabajo que significa… voy a aprender a coser! Ok, no sé si muy luego, pero me gustaría eventualmente. Me imagino que con la cosmética no es tanto, pero como hay aun menos información que sobre marcas de ropa (solo se suele publicar si testean o no), ante la duda pefiero tener precaución.
      Besos, Choi ❤

      Me gusta

  5. Pingback: Chao pescao #2 | Beauty Friends Forever

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s